«DE LA SELVA AL CONGRESO» de CLARA ROJAS.


 

 

de la selva al congreso , clara rojas

“La opinión pública suele preguntar­se: ¿en el Congreso están los mejo­res? La respuesta la encontrará en lo que vio esta exparlamentaria, quien posee un lente único que le permite comparar la convivencia en la selva húmeda y verde con la convivencia en el epicentro político de la selva de cemento. Un lente con dos enfoques, el que le da una visión panorámica y el zoom, con el que observa muy de cerca a los protagonistas en la perife­ria de la guerra y en el corazón de la república (…) Este libro nos permite compartir la mirada fresca y rica en detalles sobre la rama del Estado que es eje de la democracia, analizada por una ciudadana inteligente, ilustrada, interesada por lo público, que vio y vivió desde los horrores de la selva hasta las heladas cumbres del poder”.

Del prólogo de Diana Sofía Giraldo

Un testimonio personal, que obedece exclusivamente a sus percepciones, sentimientos, convicciones y visión del país.

 

UNA MIRADA CRÍTICA DE  LO BUENO, LO MALO Y  LO FEO QUE ENCONTRÓ EN EL CONGRESO.

 

ALGUNOS FRAGAMENTOS

 

“Hay que recordar igualmente que fui una de las 40.000 personas que estuvieron secuestradas en Colombia y una de las pocas de este grupo que han llegado al Congreso de la República. Fui uno de los 166 colombianos que ocuparon una curul en la Cámara de Representantes durante el perio­do 2014-2018. Es posible que no representase a todas las víc­timas, pero sí me empeñé en monitorear sus derechos de manera permanente.”

[Página 21]

 

LO BUENO

Lo que puedo decir es que quería llegar al Congreso de Colombia porque valoro esta institución, qui­zá como una de las más importantes para la democracia, porque también reconozco el esfuerzo de nuestros próce­res al darnos la independencia y gozar de libertad como país para elegir nuestro propio sistema de gobierno. Por­que es en el Congreso donde, por medio de las leyes y los debates, se toman las decisiones que nos atañen a todos los ciudadanos, como subir o bajar los impuestos, reformar los códigos, definir los proyectos de inversión, aprobar o im­probar los tratados internacionales, los temas de seguridad, ni qué decir de los ajustes a los sistemas de justicia, educa­ción, salud, etcétera; pero también es muy importante, qui­zá más, la labor de control político. Hay que reconocer que se crean los espacios para escuchar y conocer las diversas posturas sobre un tema y la ciudadanía participa

[Página 42]

LO MALO

“Sin temor a equivocarme, diría que el problema del Con­greso son “los intereses”, más que los creados, los ocultos. Como es de conocimiento público, hay varios “pícaros con suerte” que llegan de manera individual o en gavilla a buscar su propio beneficio o el de terceros, pero no están interesados en el bien común o en el interés general; por este motivo es que los proyectos no avanzan, ni tampoco el país a los niveles que podría, y por ello es también la gran polarización que desafortunadamente tenemos todavía en Colombia”

[Página 137]

 LO FEO

”…De manera que la escogencia del partido obedece a múltiples factores, pero hay que reconocer que en mi caso primó el idealismo, y tal vez sigue primando, otra es la cruda realidad que me ha tocado afrontar y que cuesta asimilar. Soy igualmente consciente de que en cualquier otro partido hubiera tenido múltiples disyuntivas y es quizá por ello que lo feo en sí no es el Partido Liberal, sino el sistema de partidos que hay en Colombia, todos tienen su grado de complejidad y, la gran mayoría, de incoherencia. De manera que allí todavía hay una asignatura pendiente en procurar su transformación hacia un escenario más democrático y de respeto por sus miembros.”

 [Página 167]

 

 

“La democracia se mantiene en la medida en que exista­mos ciudadanos que estemos convencidos de que debe pro­tegerse porque procura no solo nuestros derechos funda­mentales, también nuestras libertades individuales”.

 

 

CLARA ROJAS


 

Bogotana, abogada, especialista en Derecho Tributario de la Universidad del Rosario y maestría en Estudios Políticos de la Universidad Javeriana. Entre 2014 y 2018 fue representante a la Cámara por Bogotá por el Partido Liberal. Durante su paso por el Con­greso fue autora de leyes tendientes a evitar la discriminación de las per­sonas en condición de discapacidad, la creación legal de las salas lactantes en las empresas públicas y privadas, el reconocimiento de los derechos de propiedad intelectual de los directo­res y productores audiovisuales, entre otras. Entre 2012 y 2013 ocupó la di­rección ejecutiva de la Fundación País Libre. Es autora de los libros Cauti­va (2009), A prueba fuegoresiliencia personal (2011) y Cartas a Emmanuel (2012). En la actualidad es profesora universitaria, consultora profesional y becaria de la fundación Vital Voices que trabaja para fortalecer el lideraz­go político de las mujeres alrededor del mundo.

log in

reset password

Back to
log in